La historia de Olga sobre su experiencia en la sala de emergencias

ene. 30, 2020

Olga Feliu, profesional de la administración de aeropuertos vuelve a disfrutar de viajes seguros después de una grave caída

Olga Feliu, paciente de la sala de emergencias

Olga's ER Story El trabajo en la torre de operaciones de la pista en el Aeropuerto Internacional de Miami, hace que Olga Feliu esté acostumbrada a las situaciones de mucho estrés. Recientemente, al regresar a casa después de un turno doble, atravesó una experiencia difícil.

"Una combinación de mala alimentación y falta de descanso hizo que me desmayara, me cayera y me golpeara la cabeza", dice. "Afortunadamente, vivo en un edificio de apartamentos y cuando una vecina escuchó un fuerte golpe, llamó al 9-1-1."

Cuando llegaron los paramédicos, Olga ya había recuperado la conciencia. Luego fue trasladada al Coral Gables Hospital para recibir tratamiento adicional. La idea no le atrajo demasiado.

"Había tenido malas experiencias con hospitales en el pasado y no quería volver a pasar por eso", dice. "Sin embargo, no tenía muchas opciones porque me sangraba la parte de atrás de la cabeza y necesitaba puntos".

Los médicos de Olga suturaron la herida de la cabeza y le hicieron una resonancia magnética para comprobar si había daño cerebral.  Antes de realizar el procedimiento estaba nerviosa y se sentía claustrofóbica, pero el personal del Coral Gables Hospital fue paciente y le brindó su comprensión.

"No me apresuraron ni me hicieron sentir avergonzada por ello, sino que me calmaron y esperaron hasta que estuviera lista", dice.

Aunque no quería revivir la experiencia, Olga quedó agradecida por la generosidad del personal y la orientación que le dieron en un momento difícil.

"Desde el instante en que llegué a la sala de emergencias, supe que este hospital era diferente a los demás", dice. "La compasión y el respeto que recibí de todas las enfermeras y el personal de emergencias aliviaron mis nervios y me hicieron sentir como en casa".