Ir al contenido principal

Reemplazo de rodilla

No es tan aterrador como suena

A medida que envejeces, no es inusual tener problemas en las articulaciones de la cadera y la rodilla. De hecho, los reemplazos de cadera y rodilla son algunos de los procedimientos más frecuentes que realizan nuestros cirujanos ortopédicos. El procedimiento es más sencillo de lo que supones, y con un reemplazo parcial o total de rodilla o cadera, puedes sentirte más joven y disfrutar una vez más de la libertad de moverte sin dolor.

Cómo prepararse para la cirugía

A veces, la mejor defensa es un ataque. Lo mismo puede decirse de la cirugía articular, donde la transición a la nueva cadera o rodilla puede ser más fácil si se planifica con anticipación. A continuación se presentan algunos aspectos que debes considerar.

Comprende en qué consiste tu cirugía en particular

Tómate un tiempo con la suficiente anticipación para comprender en qué consiste tu cirugía y las circunstancias específicas. Llama al hospital e indaga sobre el proceso de admisión y algunas de las cosas que puedes hacer para que sea más fácil. Investiga el tipo de anestesia y el tipo de implante que recibirás, y cuánto tiempo estarás hospitalizado. Si tienes amigos que se han sometido a la cirugía articular, habla con ellos para saber qué esperar.

Averigua a quién llamar

Haz una lista de los nombres, direcciones y números telefónicos de tus médicos. Además, haz una lista de cualquier afección médica y operaciones previas que hayas tenido, así como de los medicamentos que tomas actualmente. Lleva esta lista al hospital para que tus médicos y enfermeros estén lo más informados posible.

Facilita el regreso a casa

En la actualidad, la recuperación después de un reemplazo articular es rápido; sin embargo, aún debes prever pequeños cambios en tu vida. Considera preparar y congelar varias comidas para que no tengas que cocinar durante los primeros días de regreso a casa. Si tu cama está en un piso superior, considera acondicionar la planta baja para que puedas dormir allí durante unos días. Retira temporalmente cualquier alfombra, cuerdas u otros elementos para minimizar el riesgo de tropezar.

Empaca tu bolso

No olvides empacar tu bolso para llevar al hospital. Trae unas pantuflas, algo para leer, artículos de cuidado personal y ropa holgada.

Cuestionario sobre la cadera

Cuantifica, con nuestra evaluación, el grado en el que el dolor de cadera está afectando tu calidad de vida.

Encontrar un especialista ortopédico

Nuestros especialistas pueden proporcionarte un primer diagnóstico de excelencia o darte una segunda opinión, en caso de que la necesites.

Cuestionario sobre la rodilla

Cuantifica, con nuestra evaluación, el grado en el que el dolor de la rodilla está afectando tu calidad de vida.

Más artículos