Ir al contenido principal

Dolor de hombro

Cómo darle un giro a las lesiones del manguito rotador

El hombro es una de las partes más asombrosas del cuerpo humano. El manguito rotador del hombro es una combinación de tendones y cuatro músculos principales que se mueve y gira en un rango de movimiento mayor que cualquier otra articulación del cuerpo. Desafortunadamente, esta flexibilidad tiene un precio.

Las lesiones del manguito rotador, ya sea por estrés repetitivo o traumatismo, no son infrecuentes. La lesión puede ocurrir gradualmente, como en el caso de la tendinitis o la bursitis. La tendinitis es una inflamación de los tendones debido al uso excesivo o la sobrecarga. La bursitis es una inflamación de la bursa, un saco lleno de líquido ubicado entre la articulación del hombro y los tendones del manguito rotador. No es sorprendente que los atletas y trabajadores de la construcción experimenten, con frecuencia, lesiones en los manguitos rotadores debido a la tensión repetida y significativa que se ejerce sobre los músculos del hombro. También puede ocurrir una distensión o desgarramiento repentino después de una caída sobre un brazo extendido. La mala postura, la debilidad de los músculos del hombro y la degeneración asociada a la edad pueden aumentar el riesgo de que una persona se lesione el manguito rotador.

Síntomas típicos

Los síntomas de una lesión en el manguito rotador incluyen dolor en el hombro, especialmente durante el movimiento o al dormir sobre el lado afectado, sensibilidad o debilidad y pérdida de movilidad en el hombro. También se puede escuchar o sentir un clic o un ruido cuando se mueve el hombro. Los movimientos que implican acciones por encima de la cabeza, como vestirse o peinarse, pueden volverse difíciles y dolorosos con este tipo de lesión.

Si el dolor en el hombro dura más de dos días o te impide realizar actividades normales, como alcanzar la parte superior de la cabeza o practicar deportes, puede ser necesaria una visita al consultorio del médico para diagnosticar una lesión en el manguito rotador. La identificación de una lesión en el manguito rotador generalmente se realiza después de un examen físico y una revisión de la historia clínica. Para ayudar a detectar un desgarramiento total o parcial del tendón, se pueden realizar pruebas de diagnóstico imagenológico, como rayos X, resonancia magnética (RMN), ultrasonido o artrografía (cuando se inyecta colorante en el hombro y luego se toman rayos X).

Opciones de tratamiento

El tratamiento de una lesión del manguito rotador depende generalmente de la gravedad de la lesión, así como de la edad del paciente, su salud general y la duración de la afección. Los problemas menores del hombro se pueden tratar con ejercicios de fortalecimiento y medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, aspirina o acetaminofén; ocasionalmente, una inyección de esteroides en el área afectada puede ayudar a reducir la inflamación, disminuir el dolor y aumentar la movilidad articular.

Colocar una compresa de hielo sobre el hombro durante 15 o 20 minutos cada dos o tres horas durante el primer día posterior a la lesión puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor. A la vez, se puede aplicar una bolsa caliente durante 20 minutos para ayudar a relajar los músculos tensos y doloridos. La ejercitación del hombro debe comenzar lentamente para evitar la rigidez en las articulaciones.

La cirugía puede ser necesaria en pacientes más jóvenes con desgarramientos pequeños que puedan repararse con éxito para reducir la probabilidad de que la lesión empeore progresivamente. Las desgarramientos causados por traumatismos agudos y graves deben repararse quirúrgicamente de manera inmediata.

Prevenir una lesión en el manguito rotador es mucho menos doloroso que su propio tratamiento. Ejercitar sistemáticamente los hombros no solo fortalece los músculos y tendones, sino que también protege la amplitud de movimiento de la articulación. Otras formas que pueden ayudar a prevenir lesiones incluyen mantener una buena postura y tomar descansos en el trabajo o el juego, si la actividad fuera físicamente exigente.

Encontrar un especialista ortopédico

Nuestros especialistas pueden proporcionarte un primer diagnóstico de excelencia o darte una segunda opinión, en caso de que la necesites.

Más artículos